Excusas mas comunes por las que no emprendemos un negocio

excusas

Excusas mas comunes por las que no emprendemos un negocio

Las excusas son un gran mecanismo para darles una apariencia lógica a nuestros miedos. Son todos los argumentos que se nos ocurren para defender esos miedos. Se han oído y vivido de todas. Y todas son mentiras. Todas, menos una, pero esa la dejaremos al final.

  1. La Economía no está lo bastante fuerte para montar una empresa. Todo el mundo está viviendo en la misma economía que tú, Por lo tanto estamos en igualdad de condiciones. Si la economía se encuentra en un periodo de recesión, puede que los compradores se retraigan, pero a tus competidores también les afectara. Una economía débil es como un incendio forestal: destruye a la mayoría de las plantas pero las semillas que arraigan tienen más espacio para desarrollarse mientras el bosque se recupera. Una recesión es con frecuencia el mejor momento para empezar.
  2. Emprender es muy arriesgado. Cualquier cosa en la que entras sin preparación no conocimiento supone un riesgo ¡De manera que prepárate antes de entrar! Lo curioso es que en realidad estas bastante preparado y ni siquiera lo sabes. Si escuchas a tus emociones, a tu vocación, serás guiado de forma natural hacia a senda donde se encuentran tus fortalezas. Probablemente ya dominas muchos de los pasos más importantes del aprendizaje, y asimilaras el nuevo conocimiento como una esponja.
  3. Un trabajo en una compañía grande es más seguro. ¡Que le digan eso a toda la gente que se quedó la calle en Enron, mexicana, Kodak o cualquiera de los cientos de grandes empresas que han quebrado o han reducido sus plantillas! Cuando trabajas para otro, te pueden despedir. Si ese otro mete la pata, tú lo pagas. Cuando trabajas para ti no te pueden despedir, y el único límite a tu éxito eres tú mismo.
  4. Soy demasiado viejo para montar una empresa. ¿y qué vas a hacer? ¿Vas a esperar hasta que seas más joven? El único tiempo que hay es el presente. La vida no da marcha atrás, ni rehace lo que ya sucedió. No vivas con remordimientos. Empieza ahora, sea cual sea tu edad. El proceso de auto descubrimiento que experimentaras al crear tu nueva empresa realmente vale la pena. Además, puedes dejar una pequeña herencia a la próxima generación.
  5. No ganare suficiente dinero. Un reciente estudio de la asociación nacional de Universidades y empresarios afirma que el salario medio de un especialista en contabilidad es de $180,000 al año. No está mal. Si tomaras ese puesto y recibieras un aumento anual del 10% cada año durante los próximos diez años, terminarías con un sueldo $513,561. No está nada mal tampoco. Ahora, si establecieras tu propia empresa, el salario del primer año llegaría a $200,000 anuales, según world wide learn. Lo cual es un buen comienzo. Si diriges bien tu compañía y decides aumentarte el sueldo un 25% cada año, en tu décimo aniversario con la empresa estarás ganando $2,328,306 anuales. ¡Eso so que está bien!
  6. No tengo los estudios adecuados. Si crees que para tener éxito necesitas un título universitario, estas totalmente equivocado. He conocido a doctores de Harvard y a personas que dejaron los estudios en el instituto, su éxito empresarial está ligado directamente a sus creencias, sus deseos, su pasión y sus ansias de aprender a base de golpes en la escuela de la vida. Tu pedigrí escolar no tiene básicamente influencia en tu éxito. ¡Ninguna!
  7. No tengo suficiente dinero para empezar. ¡Esto es magnífico! Si tuvieras bastante dinero para montar (de la manera apropiada) tu compañía, me temo que te irías directamente a la ruina. El hecho de que no tengas dinero (o muy poco) implica únicamente que tienes que emplear la cabeza desde el principio. Por algo dicen que el hambre agudiza el ingenio. El dinero tapa los problemas y las debilidades. Cuando no hay dinero tienes que poner todo tu empeño cada día. La escasez de fondos te obliga a optimizar todos los recursos y a crecer de la manera adecuada.
  8. Nadie va a comprar mis productos o mis servicios. Me alegro de que te hayas dado cuenta de eso ahora. Pero esa no es una buena excusa para no crear una empresa. Solo significa que tienes que investigar más a fondo que es lo que quieres hacer y encontrar una nueva manera de ofrecerle para lograr una base de clientes.
  9. La Competencia es demasiado fuerte: Si crees que la competencia puede hacer un trabajo mejor de lo que tú podrás hacerlo, es que no te has posicionado adecuadamente para sacarles partido a tus puntos fuertes. Encuentra el punto en el que puedes aplicar tus fortalezas, tus talentos innatos y tu pasión de una manera que nadie más lo hace o que nadie más lo hace tan bien.
  • No estoy preparado: Estoy de acuerdo, no estás preparado. Nunca lo estarás. Esta excusa es simplemente una combinación de todas las demás. Cuando se pregunta a la gente porque cree que no está preparada, siempre recurre a algunas de las excusas anteriores. Todo esto no son más que tonterías. ¡Vamos, ahora es el momento!

En Brincolines Economicos podemos ayudarte a iniciar tu propio negocio y además te ayudaremos a que lo hagas. No estarás solo. Si desea una consulta gratuita de como iniciar su negocio por favor llámenos al: 01800-836-6450 o contactenos

Fragmento tomado del libro El Empresario del Papel Higiénico de Mike Michalowicz.


Leave a Reply